Ni Izquierda Ni Derecha: Gente de Mierda

La izquierda y la derecha unidas, jamás serán vencidas

– Nicanor Parra

Hace un buen tiempo que vengo con este tema en la cabeza y con todo lo del “bombazo” decidí que, al menos para ordenarme yo mismo, quiero hablar del tema. Escribirlo. Inmortalizarlo. Ojalá discutirlo en los comentarios… quién sabe, quizás sea el día en que alguien escribe algún comentario en mi blog.

Estoy chatísimo de escuchar hablar a la gente de la “derecha” y la “izquierda” como si hubiera alguna diferencia. La clase política y empresarial de este país (como me imagino que debe pasar en muchos otros) se ven profundamente beneficiados con esta ilusión de dos bandos que han perpetuado en el tiempo. Los izquierdistas le tiran caca a los de derecha, los derechistas a los de izquierda, y mientras estamos todos tirándonos caca como monos, los políticos y el empresariado nos están metiendo un pico digno de Rocco Siffredi en el ojo.

¿Cómo no se dan cuenta que mientras de un lado dicen que la bomba la puso Patria y Libertad (representantes de la “derecha”) y por otro lado acusan a los “anarquistas” (representantes de la “izquierda”) están preparándose para aumentar el control a través de leyes como la Ley Antiterrorista? Esto no beneficia a la “derecha” o a la “izquierda”, esto beneficia al gobierno de turno. A los políticos y empresarios que quieren a gente tonta, desinformada, distraída y asustada para poder seguir apropiándose de todo y coartar nuestra libertad como seres humanos. Sea quien sea que puso esa bomba, con las intenciones que sea, los que salimos mal somos los chilenos. La gente. No el de derecha, no el de izquierda, el ciudadano común y corriente es el que paga el pato.

Ya lo hizo Estados Unidos, bajando drásticamente la calidad de la educación, alimentando el patriotismo sin sentido y plantando el terror para poder pasar su Patriot Act, donde básicamente todo ciudadano perdió su libertad. Despertemos de una vez, dejémonos de hablar de “Izquierda” y “Derecha” y empecemos a hablar de políticos corruptos y malintencionados que no se les preocupa la gente, sino su bolsillo y el de sus amigos.

Los políticos no hacen distinción entre izquierda y derecha cuando están fuera del ojo público, ¿por qué lo hacemos nosotros? ¿Por qué caemos en su juego?

Me encantaría que comentes al respecto, ya que la única forma de tener una opinión de peso es a través de la discusión abierta.

Cinematics: Una Maravillosa Animación Sobre el Entretenido Mundo del Cine

¿Porqué los Frijoles Nos Dan Peos?

El Duderino Está de Vuelta (Pero Sólo un Poquito)

Cards Not Dead! ¿Vale la Pena Tener Tarjetas de Visita?

Hoy en día, con los avances tecnológicos y el nivel de conectividad en el que vivimos, la tarjeta de visita pareciera estar un poco pasada de moda. Hay algunos que han adoptado formas más modernas en las suyas, como incluir un código QR con la información de contacto, pero aún así uno siente que ya pasó el tiempo de la tarjeta (además que convengamos que los QRs son horribles).

Como la mayoría de mis 3 lectores sabe, he tenido varias pegas (8 si alguien está contando). Sólo he tenido tarjeta en 3 de las 8, pero el uso que les daba era muy bajo. Conozco muy poca gente que tiene tarjeta de visita, y menos aún que la pasen/usen habitualmente.

Aún así, con todo lo que acabo de decir, creo que la tarjeta de visita no está muerta, sólo necesita un poco más de creatividad. En mi incesante consumo de contenido me he cruzado con ideas geniales de tarjetas que van más allá de simplemente dejarte los datos de la persona.

Funcionales

tarjeta_funcional_01

tarjeta_funcional_02

tarjeta_funcional_03

tarjeta_funcional_04

Chistosas

tarjeta_chistosa_01

tarjeta_chistosa_02

Entretenidas

tarjeta_entretenida_01

tarjeta_entretenida_02

Clever

tarjeta_clever_01

tarjeta_clever_02

Herramientas de Trabajo

Esta última fue la que me motivó con este post, ya que encontré genial que la persona pueda usar su tarjeta de visita para mostrarle al posible cliente qué cosas puede hacer, ideas, sugerencias, etc. y al mismo tiempo dejarle su información. Te aseguro que nunca te olvidarás si te llega una tarjeta como esta.

Así que los dejo con lo siguiente amiguitos. Primero, decidan si vale la pena tener tarjeta de visita (en muchos casos no hace falta). Si deciden que necesitan una tarjeta de visita, no sólo se preocupen que sea bonita, métanle cabeza, más que mal, es un pedazo de ustedes que le dejan a la otra persona.